estres

¿Cómo afecta el estrés al sistema nervioso?

¿Cómo afecta el estrés al sistema nervioso?

El estrés es cada vez más habitual en nuestra sociedad. Es difícil encontrarnos con alguien que no padezca o no haya padecido estrés en algún momento.  Muchas personas también achacan al estrés cualquier comportamiento fuera de lo establecido como normal y es por eso que consideramos fundamental que se sepa el ¿Cómo afecta el estrés al sistema nervioso?

¿Qué es el estrés?

Para empezar a hablar de este tema, es necesario explicar qué es el estrés. El estrés es la respuesta que da tu cuerpo a una presión o una amenaza. Tendrás una sensación de nerviosismo y estarás tenso. El estrés provoca causas también físicas, como puede ser que aparezcan sudores, aún sin hacer calor. Sudores en las palmas de las manos o en los pies es muy habitual, también puede producirse caída de pelo en abundancia o incluso, producirte calvas.

El estrés puede ser causado tanto como respuesta a una circunstancia peligrosa como por las presiones de todos los días. En el momento en que la determinada circunstancia desaparece, la respuesta del estrés disminuye.

Momento en el que el estrés no disminuye

Tener estrés en momentos concretos no siempre es un problema, pero si lo es cuando se tiene de manera permanente. En ocasiones el estrés se produce por una circunstancia determinada, como explicamos con anterioridad, y el estrés termina rápidamente. Pero hay otras ocasiones en que el estrés es causado por circunstancias duraderas y por ello es más difícil superarlo. Superar un divorcio, vivir una mudanza, cambiar de trabajo o de escuela.

En circunstancias así, es recomendable que las personas busquen ayuda para solucionar las situaciones complejas que provocan ese estrés intenso o duradero.

¿Qué efectos tiene el estrés en el sistema nervioso?

El estrés causado por cambios o imprevistos causa diferentes efectos en el cuerpo. Aunque no lo parezca, el estrés tiene una función y es la de avisar y preparar a nuestro organismo para dar una respuesta ante esos cambios. Esto se da cuando la persona cree que está sobrepasando los recursos que cree tener.

En otras palabras, el estrés nos sirve para avisar a nuestro cuerpo de que esté preparado porque va a vivir una circunstancia difícil que le va a hacer usar todos sus recursos para afrontarla. Ayuda a reunir todas las fuerzas necesarias para acabar de manera victoriosa la situación tensa.

La importancia de mantener el estrés bajo control

Como hemos explicado, el estrés ayuda a avisar al cuerpo y prevenir un desbordamiento. Pero es necesario mantenerlo bajo control. ¿Cómo?

  • Sé realista: tenemos que saber qué podemos saber y hasta dónde podemos llevar, no marcarnos límites sino dar todo lo que podamos e ir aumentando nuestra capacidad. Pero nunca dar más de si hasta el punto de que cause efectos negativos.
  • Aprende a relajarte: en la vida nos encontramos con momentos tensos, incomodos, nerviosos, entonces es necesario que estemos preparados para afrontarlos. Es lo opuesto al estrés, es tener una sensación de calma y bienestar. Practicando ejercicios típicos de respiración.
  • Trata bien a tu cuerpo: para conseguir una mente sana hay que trabajar también en mantener un cuerpo sano. Practica deporte y come sano, ayudando así a tu cuerpo a funcionar correctamente. Tener unos buenos hábitos te permitirá a afrontar las situaciones de estrés de una manera más estable.

Estas son algunas de las conductas a seguir para mantener bajo control las situaciones de estrés y que afecten lo menos posible.

El sistema nervioso autónomo

Vamos a ver cuáles son los cambios que se dan en los diferentes componentes del sistema nervioso cuando se presenta una respuesta de estrés. El sistema nervioso autónomo tiene un papel fundamental en las situaciones que provocan estrés.

Este sistema actúa de una manera determinada. Cuando percibimos una amenaza, la mitad del sistema autónomo se activa y la otra mitad se inhibe.

Sistema nervioso simpático

Esta es la parte del sistema nervioso autónomo que se activa. Tiene su origen en el cerebro, pero sus proyecciones van desde la médula espinal de manera que tiene contacto con todos los órganos, vasos sanguíneos y glándulas sudoríparas del organismo. Se activa cuando el cerebro considera que se encuentra en una circunstancia complicada.

En el momento en que este sistema se activa, el hipotálamo da la orden de incrementar la actividad de las glándulas suprarrenales. Esto consiste en la activación rápida del eje simpático-adreno-medular (SAM), que produce una liberación de adrenalina y noradrenalina, dos neurotransmisores fundamentales en a la respuesta del estrés.

Sistema nervioso parasimpático

Esta es la parte del sistema nervioso autónomo que se inhibe. Esto es simplemente una actuación que va en concordancia con la del sistema simpático, pues lo que pretende es no entorpecerle. Para así poder dar respuesta adecuada a aquello que ha activado la respuesta estresante en el organismo.

Los efectos del estrés en el cerebro

El estrés conlleva el incremento de varias estructuras del encéfalo para prepararlo ante futuras demandas. Se conoce el eje hipotálamo-hipofisario-adrenal o HPA, que permite resolver determinadas situaciones de estrés a corto plazo ante amenazas. Lo hace con el siguiente proceso:

  • El hipotálamo se encarga de liberar una hormona especial, la corticotropina. Esta hormona es la encargada de estimular la glándula pituitaria para que, a su vez, libere otra sustancia: la adrenocorticotropina (ACTH). Esto hace que las glándulas suprarrenales segreguen otras tres hormonas más: adrenalina, noradrenalina y cortisol.

La adrenalina y la noradrenalina son las que aumentan la presión sanguínea y el ritmo cardíaco. Además, también actúan de manera que cuando estamos estresados, el riesgo sanguíneo sea desviado y centrando todas las fuerzas y energías para poder reaccionar físicamente en caso de ser necesario.

Por su parte, el cortisol libera la glucosa. Esto es necesario para que el organismo tenga la energía suficiente para estar preparado. El cortisol sirve también para evitar inflamaciones en caso de heridas o lesiones. Los músculos reciben sangre y azúcar para aumentar su fortaleza, el cerebro incrementa su concentración, permitiendo trabajar con cuerpo y mente conectados.

Conclusión

En definitiva, el estrés se da por diferentes circunstancias que provocan causas en nuestro cuerpo. Es importante estar preparados para saber afrontar situaciones de estrés porque un desbordamiento solo provocará consecuencias negativas en nuestro organismo.

Sabemos que por el ritmo de vida, cada vez son más las personas que sufren estrés. Si quieres especializarte en el tratamiento del estrés, te recomendamos los siguientes programas:

También puede interesarte